|
|

DOLOR REUMATICO

|
|
 

DOLOR REUMATICO:

Las enfermedades reumáticas se caracterizan por la aparición de alteraciones dolorosas en el aparato locomotor: huesos, articulaciones, músculos, tendones y ligamentos.

El reumatismo no es una sola enfermedad, como muchas veces se piensa, sino que lo constituyen más de 200 enfermedades, cada una con diferente diagnóstico y tratamiento.

Las más frecuentes son:

La artrosis, degeneración o desgaste prematuro de las articulaciones. Más frecuente en las articulaciones que soportan peso como la columna, las rodillas y las caderas, o que han estado sometidas a un uso repetido, como las manos en los agricultores.

La artritis reumatoide, inflamación de las articulaciones de forma persistente, de causa desconocida.

Gota, ataques súbitos de hinchazón con intenso dolor, obedece a un trastorno relacionado con el ácido úrico.

Espondilitis anquilosante, articulaciones de la columna que se inflaman.

Osteoporosis, los huesos, sin una causa aparente o como consecuencia de un trastorno hormonal, un tratamiento médico o alguna enfermedad, pueden sufrir un proceso de descalcificación y convertirse en frágiles, con riesgo de fractura ante un traumatismo mínimo.

Lumbago o dolores de espalda, los músculos pueden sufrir alteraciones como consecuencia de su inflamación.

Las enfermedades del aparato locomotor se manifiestan con dolor. Este puede ser pasajero, aparecer sólo con los movimientos, o ser fijo y persistente llegando a impedir realizar los movimientos o conciliar el sueño.

Otras veces, las enfermedades del aparato locomotor, en lugar de dolor, producen molestias, pinchazos, sensación de pesadez, tirantez o cansancio localizado en una zona del cuerpo, que producen dificultad para realizar las actividades de la vida diaria.

En ocasiones estas molestias son difusas, mal localizadas y parecen afectar a todo el organismo, acompañándose de una sensación de dolor y cansancio generalizado.

Las enfermedades del aparato locomotor también pueden provocar otros síntomas como pérdida del apetito, pérdida de peso, pérdida de fuerza, debilidad, cansancio, fiebre o alteraciones en otros órganos o sistemas (piel, ojos, aparato digestivo, pulmón, riñón, etc.).

El reumatismo está asociado también a estrés, mala alimentación, falta de ejercicio físico, focos infecciosos del organismo, etc.

Sin embargo, muchas de las enfermedades del aparato locomotor son de causa desconocida. Esto no significa que son incurables (error frecuente) puesto que el tratamiento se orienta a suprimir las molestias y síntomas; a mantener y mejorar la calidad de vida del enfermo; a proteger, conservar y rehabilitar al aparato locomotor; a evitar complicaciones; e impedir que la enfermedad progrese.

El dolor y la rigidez de la articulación se reduce mediante el uso de analgésicos y antiinflamatorios, sin embargo estos últimos pueden causar problemas gastrointestinales.

Además, el mal se previene manteniendo un buen estado físico a lo largo de la vida. A menudo, las complicaciones pueden superarse con ejercicios regulares y cuidadosos, modificaciones en su hogar, o por medio de la obtención de equipo especial. Eso sí, hay que evitar las sobrecargas, los accidentes deportivos y el impacto. No es bueno correr, sí caminar por pasto o por tierra; andar en bicicleta, nadar o hacer ejercicios en el agua. También, hay que reducir el sobrepeso si se es obeso porque recarga las articulaciones.

La clínica de dolor presta el apoyo necesario para que estas enfermedades degenerativas y dolorosas sean más llevaderas mediante múltiples manejos interdisciplinarios que redundarán en beneficio al paciente con una superior calidad de vida a la que lleva actualmente.

Para mayor información consulte nuestros médicos aquí.

|
     
   
 

___________________________________________________

Copyright @ 2004  Veafotoaqui.com  All Rights Reserved
Diseño y Mantenimiento: Veafotoaqui.com - Quality Software S.A.

|

Copyright © 2002-2004 Veafotoaqui.com All Rights Reserved.

Quality Software S.A™ - Powered by Quality Software S.A.