Restaurantes > Restaurantes Recomendados en Bogotá > PAJARES SALINAS
___________________________________________________________________________________

 

 
RESTAURANTE
 
Pajares Salinas
 
Carrera 10 No. 96-08
Reservas:  616 1524  -  218 1849
Bogotá, Colombia
 
 

   Ingrese AQUÍ a la Página Web de Pajares Salinas

 

Las grandes cocinas del mundo son la francesa y la belga, la china, la española y la italiana. Hay países como Dinamarca o como Suecia y Noruega, que tienen platos importantes, pero bajo ese parámetro tendríamos entonces que incluir a la India, Indonesia e incluso Rusia, pero dado que su riqueza y variedad no alcanzan las dimensiones de Francia, Bélgica, China, España e Italia, no los incluimos dentro de las Grandes Cocinas del Mundo. Pajares Salinas es sin duda alguna uno de los dos mayores y mejores exponentes de la cocina española en Bogotá.

 

 
Las siguientes son nuestras apreciaciones de Pajares Salinas:
 

  Ambiente: nuestra calificación es:

 <Muy bien>

  Iluminación:  <Excelente>
  Música:  <Bien>
  Gastronomía:  <Bien>
  Cava de Vinos  <Excelente>
  Servicio (*****):  <INMEJORABLE>
  Presentación de platos:  <Excelente>
  Precios:  <Excelente>
  Respeto a los no fumadores  <Excelente>
  Respeto a los fumadores  <Excelente>
 

Pajares Salinas es ni más ni menos que uno de los dos mejores restaurantes de Bogotá, compartiendo dicho honor con el conocido CRITERION. Pajares Salinas tiene hoy en día un atractivo adicional, consistente en la renovación de su decoración que, para los que hacía un tiempo que no lo visitábamos, constituye una muy agradable sorpresa. Pajares Salinas siempre fue un restaurante de clase, pero con la nueva decoración se convirtió en un lugar extremadamente agradable, acogedor a la vez que elegante, cómodo y de insuperable gusto. No es un restaurante del que uno desee irse, pero si es aquellos pocos de los que, al salir, el comensal solo piensa en volver.

En mi modesta opinión y para mi gusto, no debe irse a la hora de almuerzo, sino a la noche, que es cuando es más discreto y se tiene más paz para disfrutar lo que este restaurante es capaz de ofrecer.

Pajares Salinas es un restaurante con "cocina de mercado", donde aparte de la Carta, proponen y destacan lo más fresco que ese día tienen disponible, pero quedamos realmente abrumados con los "platos del día" que nos propusieron, que nada tienen que ver con la extensa Carta del restaurante y que fueron los que elegimos en esta oportunidad:

De entrada, unas gambas al ajillo. Suena a un plato muy común y corriente, pero en Pajares Salinas las gambas son traídas para ellos especialmente desde España y cada una mide alrededor de diez (10) centímetros, con sabor a mediterráneo, lo que consigue que cada mordisco vaya acompañado de una gran dósis de placer.

|  

No sé cuántas gambas había en el plato porque desde el momento en que son servidas, su aroma lo envuelve a uno en forma tal que detiene la conversación y todo cuanto suceda a su alrededor. Y aunque parezca mentira, lo mejor es que esas gambas saben a lo que huelen. Como diría Isabel Pantoja, con cada gamba rozas el cielo. Yo no conozco en Colombia ningún restaurante donde ofrezcan unas gambas de esta calidad y tamaño. <CORRECCIÓN>----En agosto 2011 nos dieron gambas colombianas y esas ciertamente no clasifican para lo que aquí hemos alabado. No sabemos si ese problema sea definitivo, o si tuvimos la mala suerte de que justo ese día concreto no tenían las gambas que tanto habíamos alabado.

Las gambas las acompañamos con un Marqués del Riscal (Sauvignon blanco) que nos resultó bastante adecuado, si bien la próxima vez elegiremos un vino superior, simplemente porque la categoría de las gambas es tal que, lo merece. En 2011 acompañamos este plato que nos propusieron en lugar de las gambas, con un celestial Albariño Martín Codax.

De plato fuerte pedimos un cochinillo no al estilo de Cándido, pero sí tan crujiente como el de Casa Cándido en Segovia, donde en incontables ocasiones tuve ocasión de degustarlo en la década de los 60, servido y sobre todo preparado y roto o más bien "partido" con platos, por el mismo Cándido. Aquello en Segovia era un espectáculo de verdad que, ya muerto Cándido, resulta irrepetible. El cochinillo de Pajares Salinas es realmente exquisito y el solo ir a probarlo lo justifica todo. Lo sirven en 6 trozos dorados que con solo partirlos se escucha un crujido que te hace la boca agua y al probarlo, vuelve de nuevo a crujir pero ya con más resolución y persistencia. Creo que no exagero demasiado si digo que cada mordida va acompañada de un gemido de auténtico placer. Es imposible hablar mientras se consume este plato que invita a la concentración en el más puro y más profundo placer gastronómico.

También probamos un espectacular cordero que era otro de los platos del día. Peñaranda de Bracamonte, a unos 50 kilómetros de Salamanca, en Castilla y León, es el punto máximo de referencia del mejor cordero asado de España, uno de los platos emblema de la cocina española. No encontramos al probarlo, forma alguna de criticarlo. Era simplemente "perfecto" y capaz de producir una enorme y generosa cantidad de placer al ir poco a poco consumiéndolo con unas preciosas y alegres sevillanas de fondo.

Estos dos platos los acompañamos con un Sangre de Toro de Torres, Denominación de Origen de Catalunya. Dicho así parece un vino superior, pero.... no lo es. Debo decir que, en primer lugar, este vino que elegimos por su muy bajo costo, manejó muy bien la situación y no nos dañó en forma alguna ni el cordero ni el cochinillo. Todo lo contrario. Pero la próxima vez que visitemos Pajares elegiremos vinos de una mayor categoría para que estén más a la altura de la calidad de gastronomía que ofrece Pajares Salinas.

Al final pedí una Tarta de Santiago con helado de vainilla, y luego dos cafés. Los postres en España no son lo que en Austria o en Gran Bretaña, sino que tienen una menor prioridad. Y en Pajares son fieles a esa tradición, de manera que no debe esperarse una gran exuberancia de propuestas, pero lo que sí podemos asegurar es que, la Tarta de Santiago es absolutamente deliciosa.

La cuenta para dos personas fue algo menos de $ 270.000 que nos pareció un precio extraordinariamente bajo para la calidad y el servicio y las maravillosas horas que nos hicieron pasar.

Lo menos que puede uno hacer al salir de Pajares Salinas es dar gracias al cielo de que exista y rogar a Dios para que siga acumulando décadas en su gloriosa existencia.

 
 

 

 

Indice General de Navegación

 
Inmuebles Ofrezco Fincas Recreo Busco Inmuebles Clasificados GRATIS Clínica del Acne Vehículos
Medicina Salud Arte Antiguedades Odontología Restaurantes
Eventos Sudaderas Avisos Varios Células Madre Contáctenos Entreténgase
Quiénes Somos Preguntas Frecuentes Nuestras Ventajas Cómo Anunciarse Cláusula Legal 

B a c k

Copyright © 2001 2010 VeaFotoAqui.com.    Todos los derechos reservados